Inteligencia de negocios: Insumo para la planeación estratégica en Pymes

julio 15, 2021 10:06 am

Para incrementar la esperanza de vida de la empresa, es importante llevar los registros diarios almacenándolos en una base histórica que permita evidenciar ante las instituciones financieras, la actividad, la cual es atractiva a partir del tercer año de vida

La emergencia sanitaria provocada por el Covid-19 ha generado nuevos hábitos de consumo e impulsado cada vez más el uso de tecnologías y plataformas como el Internet.

La Asociación de Internet en México estimó que 82 millones de habitantes son usuarios de Internet, ya sea para acceder a las redes sociales, buscar información, comprar en línea, plataformas comerciales, entre otros.

Todas las consultas y transacciones originan datos que obligan a tener un sistema de recopilación, procesamiento y análisis de información externa, que, conjugándolos con la información interna, se convierten en insumos para planificar estratégicamente la toma de decisiones, los expertos en la materia lo han llamado Inteligencia de los Negocios o “Business Intelligence”.

La Inteligencia de negocios no es exclusiva de los grandes corporativos empresariales, también las pequeñas y medianas empresas (Pymes) tienen la posibilidad de analizar los datos que generan día a día a través de sistemas informáticos convencionales en dispositivos celulares, tabletas y computadoras que les permite almacenar, depurar y transformar en tableros de control; algunos expertos lo han definido como un activo que permite dimensionar el mercado, incrementar la eficiencia, modernizar los procedimientos e identificar ventajas competitivas.

Según datos del Censo de Población y Vivienda 2020 (Inegi) en los hogares se incrementó el uso de la computadora y dispositivos celulares, llegando al 47% y 93% respectivamente, pero la cultura de registrar los ingresos y egresos es poca y en muchos casos nula.

La clave de este posicionamiento será contar con una estrategia clara, usando registros como las ventas, costos fijos, costos variables, utilidades, volumen de compra y venta, de manera estructurada permitiendo analizar los estados financieros, vinculada a los datos de fuentes externas que permiten dimensionar la demanda del producto para la certera toma decisiones, independientemente del tamaño de la empresa. 

El Inegi, con datos del Censo Económico de 1989 al 2014 estudió la demografía de los negocios y encontró que la probabilidad de desaparecer es del 52% en los primeros dos años de vida del negocio.

Además, en el Estudio sobre Demografía de Negocios (Inegi,2020) cuantificó que en México se crearon 614,000 nuevas Pymes, pero desaparecieron cerca de 1 millón; como ejemplo, en el estado de Nuevo León fueron 11,036 respectivamente.

Para incrementar la esperanza de vida de la empresa, es importante llevar los registros día a día almacenándolos en una base histórica que permita evidenciar ante las instituciones financieras la actividad de la empresa, misma que empieza a ser atractiva a partir del tercer año de vida.

De aquí la importancia de aplicar la inteligencia de negocios para tomar decisiones basadas en datos, aun cuando su proceso de captación, depuración y transformación sea a través de sistemas convencionales.

En el estado de Nuevo León, FIRA como parte de la banca de desarrollo en su naturaleza de segundo piso, otorgó financiamientos durante 2020, por 1,620 millones de pesos a través de las diferentes instituciones bancarias, para las microempresas, empresas familiares, pequeñas empresas y medianas empresas (según clasificación de FIRA).

La ventaja competitiva de esas empresas fue la disponibilidad de información interna del proceso administrativo; plasmados en estados financieros que permitieron evidenciar la fortaleza interna de la empresa, conjuntada a la tendencia de mercado, análisis de la cadena de valor y participación en el mercado, lo cual fue analizado por las instituciones bancarias y FIRA mediante el enfoque de Inteligencia de los Negocios.

Cuando las Pymes poseen información contable histórica y confiable son atractivas para las instituciones bancarias, incrementando las probabilidades de autorización de un crédito para contar con liquidez financiera aprovechando las oportunidades de negocio y su participación en el mercado a pesar de las condiciones económicas desfavorables de la pandemia que aún persiste.

*Beltario Vázquez Aguilar es agente en Ensenada, Baja California. La opinión es del autor y no coincide necesariamente con el punto de vista oficial de FIRA.

Fuente: https://www.eleconomista.com.mx/opinion/Inteligencia-de-negocios-Insumo-para-la-planeacion-estrategica-en-Pymes-20210712-0155.html

Categorias: